Los ciberdelincuentes aprovechan el interés por la celebración del día de los enamorados para tentar con falsas propuestas que, en realidad, activan gusanos para robar virtualmente datos, como números de tarjetas de crédito, advirtieron expertos informáticos.