Los delincuentes no contaron con el peso de las tres vacas que, minutos antes habían robado de una granja. A pesar del frustrado robo, ellos lograron escapar.

Kuala Lumpur. Insólito. En un hecho sin precedentes, tres vacas lograron frustrar su propio robo tras averiar el carro de los ladrones. Este caso ocurrió en Malasia.

Los delincuentes habían usado una sustancia especial para dormir a los mamíferos y poder sustraerlos de una granja. Así lograron meter a tres dentro de su carro. Dos en la cajuela y una en el asiento trasero.

Lo que no contaron es que su carro se hundiría por el peso de los animales, que superaría la tonelada y media.

Hasta el lugar llegó la Policía, que tuvo la difícil tarea de rescatar a las vacas pues quedaron atrapadas entre los fierros. Los malhechores lograron escapar.